El domingo 30 de noviembre comienza el año de la Vida Consagrada. Es un tiempo de gracia, pero también de asumir la gran responsabilidad, llena a su vez, de alegría y de esperanza por el llamado vocacional que se nos ha hecho.

Es también un tiempo para compartir con generosidad lo que se nos ha dado, como nos exhorta el Maestro General de la Orden de la Merced, Fray Pablo Ordoñe: LA FAMILIA MERCEDARIA PONE EN JUEGO: EVANGELIO, PROFECÍA Y ESPERANZA IMPREGNADAS DE LIBERACIÓN, ALLÁ DONDE LA LIBERTAD DE LOS HIJOS/AS DE DIOS ESTÁ AMENAZADA.
RELIGIOSOS, RELIGIOSAS, MONJAS Y LAICOS, CATEQUISTAS, MISIONEROS, FAMILIAR Y BAUTIZADOS EN GENERAL ESTAMOS DE FIESTA Y DEBEMOS DURANTE ESTE AÑO 2015 A FEBRERO 2916: REFLEXIONAR, FORMARNOS, COMPARTIR COMPROMISOS, ASUMIR PROCESOS, ACOMPAÑARNOS EN LAS DIFICULTADES EN EL CAMINO DE FIDELIDAD A JESÚS.
SOMOS CON PAPA FRANCISCO UNA IGLESIA QUE ES CASA PARA TODOS/AS CON PUERTAS Y VENTANAS ABIERTAS Y EN MOVIMIENTO DE SALIDA HACIA LAS PERIFERIAS DE LA LIBERTAD.
MI VIDA POR TU LIBERTAD ¡

Así pues,  a continuar caminando con renovadas energías y el corazón colmado del Dios misericordia que nos convoca e invita a ser merced en el mundo.

 

(Adaptación del Logo de Vaticano: Andersson David Carreño Bolivar – Postulante mercedario en la Cdad. de Palmira. Táchira – Venezuela / Muchas gracias ¡¡¡)