Muy queridas Hermanas Mercedarias y Hermanos del Grupo Caridad Internacional de Madrid:
Con cariño y gratitud, os hago llegar la carta que me han enviado desde Haití para notificar que recibieron la solidaridad enviada en el mes de diciembre.
El Grupo Intercongregacional para un Trabajo Pastoral con Migrantes (PIM) continúa con sus reuniones y compromiso de llevar adelante el proyecto de “Apoyo a la Reconstrucción Personal y Social de las Personas Desplazadas y Migrantes Forzosos en Haití” y AGRADECE todos los donativos que, generosamente, van llegando conscientes de que un ladrillo junto al otro es lo que puede levantar una casa. Para la solidaridad no debe haber fronteras y es hermoso constatar que somos del grupo que no nos dejamos llevar por la indiferencia ante el hermano/a que sufre.
Que este camino Cuaresmal que hemos comenzado a recorrer haga crecer en nosotras/os el espíritu de caridad liberadora que como a Mercedarias nos caracteriza.

Un fuerte abrazo lleno de gratitud,

Clemencia Rodríguez. Mercedaria Misionera de Barcelona

Carta