En noviembre antes de viajar a Ecuador ya supe que el Papa Francisco vendría a Filipinas y justo mi boleto tenía la fecha de regreso el 13 de enero, para arribar a Filipinas el 15. Luego KLM cambió al 12 de enero la salida y llegar a Manila el 14, porque el día 15 el aeropuerto estaba abierto solo para el avión que traía el Papa desde Sri Lanka. Me sentí muy contenta porque podría ver al Papa.
Y así fue. El 15 por televisión vi a su Santidad pisar suelo filipino. Vino a Filipinas con el propósito de VISITAR Y CONSOLAR A LOS SUPERVIVIENTES DEL TIFON YOLANDA QUE AZOTÓ A TAKLOBAN EN NOVIEMBRE DEL 2013.

El 16 de enero en la mañana, con Isabel fuimos a la parroquia a preguntar si podía unirme al grupo de los que irían al Parque Luneta el 18/01, la secretaria dijo que por el momento no hay vacante pero que me avisaría si alguien no iba y en la tarde mandó un texto diciendo que ya tenía un asiento en el bus donde irían los jóvenes mercedarios con Isabel, ¡ay que maravilla! El 17/01, el Papa fue a Takloban aunque el firmamento estaba muy oscuro porque pasaba nuevamente el tifón MAKKALA por ese lugar. Pero el santo de Dios, sin ningún temor subió al avión y viajó a su lugar favorito, todos asustados y orando. Después de una hora y media de viaje aparecieron a lo lejos dos luces muy pequeñas que poco a poco fueron engrandeciéndose y bajaban a tierra, era el avión que transportaba al enviado de Dios y ¡que sorpresa! la naturaleza se tranquilizó y el avión aterrizó sin problema.

  • Visita del Papa Francisco a FilipinasNuestras hermanas Narcisa e Isabel en la misa del Papa en Filipinas
  • Papa Francisco en FilipinasEl pueblo filipino lo acogió con cariño
  • Papa Francisco en FilipinasCercano
  • Papa Francisco en FilipinasConmovido
  • Papa Francisco en FilipinasGrupo Juvenil de la Parroquia
  • Papa Francisco en FilipinasAsistencia multitudinaria
  • Papa Francisco en FilipinasNi la lluvia lo detuvo
  • Papa Francisco en FilipinasDevastación por el tifón

Los takbolanos ahora no lloraban de tristeza y pena; sino de gozo por este gran milagro “El Papa llegó sano y salvo”. Luego en el momento de la homilía el Papa Francisco dijo: yo preparé mi homilía para ustedes, pero viendo sus rostros llenos de alegría después de una experiencia de dolor y muerte por uno de los fenómenos de la naturaleza como fue el tifón Yolanda, solo quiero decirles que ustedes son héroes y sin palabras me evangelizan. Me dicen que debo tener más fe y esperanza para creer y esperar en la providencia de Dios. Muchas gracias por su testimonio de vida, por decirme que después del dolor y la muerte hay la resurrección. Gracias por enseñarme a VIVIR EL MISTERIO PASCUAL DE JESUS… A su regreso, el avión del Papa se elevó sin problema pero el otro avión de gente que le acompañaba, no pudo elevarse y cayó a tierra, gracias a Dios no se registraron pérdidas humanas.
Lo que vi y escuché el sábado 17, me sirvió de motivación para el domingo 18. Me levanté a la 1:00am a preparar el fiambre, a las 2:00am tuvimos la oración de envió y a las 2:30am salimos 150 delegados de la parroquia “San Pablo de la Cruz” y llegamos a Manila a las 4:30am, pero para entrar al Parque Luneta, caminamos 3 horas y nos ubicaron en un lugar un poco lejos del altar donde el Papa celebró la Eucaristía. Pero “no hay mal que por bien no venga”, ya que estábamos lejos, El pasó muy cerca de nosotros, antes y después de la Eucaristía, oh Dios! Nos vimos y nos saludamos y todos gritábamos llenos de gozo: “PAPA FRANCISCO MAHAL ANG PILIPINO”, “POPE FRANCIS WE LOVE YOU”, “PAPA FRANCISCO LOS FILIPINOS TE AMAMOS, NOSOTROS TE AMAMOS”

La Eucaristía empezó a la 3:30pm y terminó a las 5:00 pm, muy profundo y desafiante el mensaje de su Santidad, invitándonos a salir de nuestras comodidades para ir hacia las periferias ya que como Jesús nuestros preferidos deben ser los menos favorecidos, los que no tienen oportunidades para levantarse y vivir con dignidad de hijas/os de Dios.
Al final de la misa nos envió a ser misioneros con Jesús Luz del mundo.
Después de todo, llegamos a casa a las 8:00pm, un poco cansadas y mojadas, pero muy, muy contentas y felices porque NOS VIMOS Y SALUDAMOS CON AQUEL QUE TAMBIEN ES UN POQUITO MERCEDARIO, FRANCISCO NUESTRO HERMANO, YA QUE SU LEMA ES: “MISERICORDIA Y COMPASION”

Con inmenso cariño, Narcisa desde Filipinas la tierra bendita por Dios a través de su Enviado: PAPA FRANCISCO…
MARAMING SALAMAT PO!
MUCHISIMAS GRACIAS!