PEDRO NOLASCO TENAS

Pedro Nolasco TENAS i CASANOVAS, es la persona que la Virgen pone en el camino de Lutgarda, para que juntos realicen la gran hazaña de una nueva fundación Religiosa y Mercedaria.

Era Religioso Mercedario, exclaustrado, de la Provincia de Aragón, y Beneficiado de la Parroquia de San Jaime, situada en el casco urbano de la ciudad de Barcelona.  Vivía con su hermana en la Calle Canuda  Nº  26, 3º.

 

Muy cerca, en la Calle Boters, 10, 2º residía Lutgarda, pero a pesar de la cercanía no se conocían.

Cuando por primera vez se encuentra con Lutgarda en el año 1856, el Padre Nolasco Tenas tiene 53 años.

“ … que fuese a encontrar a Fr. Pedro Nolasco Tenas, Religioso Mercedario, para que lo ejecutara, poniéndose al frente de esta santa obra.”

Lutgarda encuentra al Padre Tenas en la Parroquia de San Jaime en Barcelona quien estaba dedicado exclusivamente al ministerio de la predicación y dirección de almas.

El Padre Tenas no tan sólo no le dio crédito, sino que la trató de visionaria y desestimó su propuesta.

Lutgarda con lágrimas en los ojos, le dice severamente que tendrá que dar cuenta a Dios y a Ntra. Madre de no obedecer lo que Ella les manda.

No obstante, el Padre Tenas la despide.

 

Lutgarda vuelve a los tres o cuatro meses, con la misma insistencia, con el mismo mensaje de la Virgen, reiterado varias veces y con las mismas exigencias de que él, debe hacerse cargo. Y tanto insiste,

“… que el Padre Tenas oyó, reflexio­nó, suspendió y mientras que su amor a la Madre de las Mercedes le inclinaba a aceptar, la considera­ción de sus débiles fuerzas y reputándose por el último de la Orden Mercedaria le hacía vacilar y declinar empresa tan ardua y difícil, pero deseando la gloria de Ntra. Sma. Madre y temiendo no haber de dar cuenta a Dios de no haber prestado sus hombros a tan extraordinaria empresa se determinó ponerlo en manos del Rvdo. Fr. Tomás MIQUEL, Vicario General de toda la Orden dándole minuciosa cuenta de todo. “

Este le respondió desde Roma, que era de su agrado que aceptara, obrara y cumpliera los celestiales designios.

” ESCUCHE, ATIENDA Y AYUDE A ESA JOVEN LLAMADA LUTGARDA A LLEVAR A CABO LA OBRA ENCARGADA POR NTRA. SMA. MADRE.”