Desde Venezuela nos comparten:

 

EXPOCARISMA SAN JUAN DE LOS MORROS

Con el lema: “Cristo te llama, te ama, te envía” recibimos la invitación el día 04 de Julio, de parte de Fr. Juan Duque (Orden de la Merced)  para participar como congregación en un  Expo-carisma, aplicando la dinámica  de Yincana o Rally por las calles principales de San Juan de los Morros, ciudad al centro de Venezuela; el punto de salida fue en la Capilla San Miguel.

La participación de grupos apostólicos de las parroquias cercanas fue concurrida por personas de todas las edades, aunque  la mayoría eran jóvenes entre 15 y 22 años. Fueron ocho  Stand que se formaron, siete de ellos llevaban el nombre de los sacramentos. A nosotras como mercedarias nos correspondió la sexta estación que fue la del  Orden Sacerdotal; en ella de manera creativa realizamos un socio drama recreando la vida de Lutgarda y la fundación de nuestro Instituto, luego se pasó a compartir parte de nuestro apostolado dando a conocer los sitios en donde realizamos nuestras  misiones.

La hna. Marelys López   la y hna. Clélia Díaz junto a un grupo de siete de jóvenes que han asistido a los encuentros vocacionales formaron uno de los ocho equipos, representando a la parroquia Sagrado Corazón de Jesús ubicada en el Barrio  Las Palmas, la cual es llevada por nosotras mercedarias.

El encuentro y el clima de diversión se hicieron sentir en la Av. Simón Bolívar de San Juan de los Morros, con cantos, risas y juegos. A nuestro paso por las calles las personas admiradas veían el movimiento de juventud católica y varias se acercaban a felicitar por la cantidad de jóvenes  que salían proclamando la llamada de Dios por medio del amor.

En las otras estaciones o Stand, se encontraban diversas congregaciones,  entre ellas las Hermanas Misioneras de Nazaret, hermanas Lurdistas, Religiosas de la Caridad de Santa Ana, Sacerdotes Diocesanos, Religiosos Mercedarios, Mercedarias Misioneras y un matrimonio comprometido a la Iglesia. Entre todos trabajamos desde las 08:00 am hasta la 1:00 pm, para transmitir el mensaje de amor con el que Cristo nos llamó para dar una respuesta en la vida consagrada.