COMUNIDAD INTERCONGREGACIONAL MISIONERA EN
HAITI-C I M
Kominote Entekongregasyonel Misyoné
CRÓNICA CIM R Nª 4
FEBRERO-MARZO 2022
LA CIM Y SU PARTICIPACIÓN EN ACONTECIMIENTOS DE ANSE-A-PITRES
FIESTA PATRONAL

Del 2 al 10 de febrero se llevó a cabo el novenario a Nuestra Señora de Lourdes, advocación
que se venera en la comunidad de Anse-à-Pitres. Fueron días de
gran alegría para los feligreses a través de la participación en la
Eucaristía, el rezo del Rosario, la Hora Santa, el canto y la danza.
De esta manera, con gran sencillez y espontaneidad el pueblo
católico de la zona manifestó su fe y su amor a Nuestra Madre.
Durante esos días vinieron sacerdotes, dos grupos corales y
peregrinos de algunas comunidades cercanas.
El 11 de febrero, gran día para la comunidad de Anse-à-Pitres, la
ciudad se despertó con gran colorido. En medio de la gran
pobreza reinante y siendo la única Iglesia Católica en
contraposición a la multitud de centros e iglesias del culto
protestante, se notaba que era un día de fiesta. En la calle
principal hubo pancartas dedicadas a Nuestra Señora de Lourdes y el templo parroquial no
quedó atrás en su decoración. La Celebración Eucarística tuvo la característica de gran
solemnidad, animada por el director de Cáritas de Jacmel, el Presbítero Joseph Gregory, y
concelebrada por catorce sacerdotes. Estuvieron presentes las autoridades estatales,
civiles y representantes del consulado de República Dominicana, así como el pueblo
sencillo que participaba de su fiesta. Al finalizar la celebración, el Párroco, P. Gastón, invitó
a todos los participantes a una comida fraterna.

REUNIONES PARA FORTALECER EL DIALOGO BINACIONAL

Y como para que la fiesta aterrice en compromisos concretos en
la realidad en que vivimos, el mismo 11 por la tarde participamos
de un encuentro con el señor Mackendy, representante de PNUD
(Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo) en las oficinas
del Servicio Jesuita Migrante (SJM). El objetivo de este encuentro
fue el presentar un proyecto binacional que el PNUD está
implementando junto con la OIM-Haití (Organización
Internacional de Migración). El título del proyecto es: “Reforzamiento del diálogo
binacional entre Haití y República Dominicana para facilitar la resolución pacífica de
los conflictos transfronterizos”.

También el 24 de marzo en Pedernales, República Dominicana, se tuvo una Mesa de
Diálogo Transfronteriza Pedernales-Anse-à-Pitres y como CIM estuvimos presente. Hubo
representantes de diversas asociaciones sensibles con la problemática haitiana en la
República Dominicana. Muy interesante el que se haga el esfuerzo de escuchar los
planteamientos de los haitianos y sus experiencias de rechazo y exclusión que sufren en la
República Dominicana. Son pasos que llenan de esperanza para que ojalá se encuentren
caminos de solución pacífica respetando la dignidad de la persona haitiana.
Otra de las situaciones que preocupan y son un desafío para quienes nos encontramos en
Anse-à-Pitres y, concretamente para la CIM, es lo referente a migrantes deportados, abusos
y engaños a mujeres embarazadas y a la cruel realidad existente de venta y al tráfico de
personas. Hay menores que deambulan solos en la frontera y que son los más expuestos
para traficantes de órganos que tienen como paso preferente para sus desplazamientos la
República Dominicana, pero aprovechándose de la pobreza reinante en Haití.

LOS HAITIANOS BAILAN EN LAS CALLES EN CARNAVAL

Anse-à-Pitres decidió seguir con la fiesta a pesar de que el
pasado 5 de febrero el Gobierno de Haití anunció la
cancelación del carnaval a nivel nacional debido a la grave
crisis económica que atraviesa el país. Se sintieron
motivados por el apoyo que se ofrecía a la organización de
la fiesta en comunidades locales.
Se vivieron, pues, unos días de alegría por el carnaval, una
tradición muy arraigada dentro de la cultura haitiana. Las dos
calles principales que tiene la ciudad se llenaron de música
y mucho color ya que las comparsas y disfraces fueron los
protagonistas. Niños, jóvenes y adultos se unieron a esta
celebración del carnaval que luego se prolonga en el “Ra,ra”,
desfile con música y danzas propias del vudú y que todos los
días por la noche y madrugada pasarán por las calles hasta
culminar en una gran celebración el sábado de la vigilia pascual.
Nosotras, por nuestra parte, iniciamos la Cuaresma, tiempo privilegiado que nos ofrece la
Iglesia con la invitación que el Papa Francisco nos ofrece de “No nos cansemos de hacer
el bien, porque, si no desfallecemos, cosecharemos los frutos a su debido tiempo.
Por tanto, mientras tenemos la oportunidad, hagamos el bien a todos” (Ga 6,9-10ª)

DÍA UNIVERSAL DE LA MUJER

El día 8 de marzo, no podía pasar desapercibido. La mujer es en la cultura haitiana el puntal
que sostiene a la familia y, por ello, su celebración fue notoria por los actos celebrados y
por la gran participación en cada uno de ellos. SE celebró una Feria Artesanal abierta a la
participación de grupos y entidades que podían ofrecer manualidades prácticas y hechas
con mucha creatividad. Se podía encontrar quien manufacturaba bolsos, pendientes y
llaveros con la corteza del coco, pulseras y sandalias en las que también tuvo un lugar
destacado Soco. Con un taller de elaboración de pulseras y del tejido en macramé para
elaborar las sandalias artesanales, tuvo éxito en la participación y acogida.
Se dio además un acto conjunto y muy
emotivo en la misma frontera entre Anse-àPitres en Haití y Pedernales en la República
Dominicana. Con cantos y baile de las
mujeres en uno y otro lado de la frontera se
dio una aproximación y encuentro,
fortaleciendo así los deseos de buena
relación en el marco del derecho de las
mujeres de ambos países. Esta actividad fue
iniciativa de la mesa de diálogo
transfronteriza y el hecho de haber sido en la
misma frontera física entre dos países en
continuo conflicto es una señal de avance en
los deseos de entendimiento y de reconciliación, ya que tanto unas como otras necesitan
la ayuda para caminar en concordia y aceptación. Hubo intercambio de flores, y echaron a
volar unas palomas blancas como símbolo de paz entre los dos países.
El día 9 de marzo, de manera más privada se realizó la fiesta conmemorativa gracias a la
iniciativa de las mujeres que participan en el taller de salud comunitaria. Se organizaron
para compartir experiencias de su ser de mujer en la cultura haitiana en un clima de
confianza y alegría.

PROYECTO DE ALFABETIZACIÓN Y SALUD COMUNITARIA

Constatando la cantidad de personas adultas que no saben leer ni escribir y que, por lo
mismo, están relegadas a una situación de más vulnerabilidad por no saber ni siquiera
poner su firma, se vio la necesidad de llevar adelante
un proyecto de alfabetización. Se realizó una visita al
Representante de Educación para informarle de lo
que se pretendía llevar a cabo en algunos barrios de
Anse-à-Pitres, comunidades muy pobres donde la
mayoría de las personas no tuvieron la oportunidad
de tener en sus manos un lápiz y un cuaderno para ir
a una escuela por la misma pobreza que les obligaba
a trabajar desde temprana edad. Se visitó también al
Párroco algunos Pastores Protestantes y
representantes de varios lugares para informarles
sobre este proyecto que no solo será instruir
académicamente sino ayudar a crecer como
personas. De hecho, el libro y metodología utilizada
será la conocida como VIN MOUN (“Ven a ser
persona”).
Se empezó a hacer la motivación e inscripción de las personas que realmente tenían interés
por aprender a leer y escribir y se comenzó a investigar quién podría prestar el servicio de
monitor para impartir las clases. En los diferentes lugares a los que acudimos se nos recibió
con alegría y respeto, dispuestos todos a colaborar y facilitar un espacio para recibir a los
alumnos en medio de las precariedades en que viven.
Con gran esperanza y alegría en febrero se llevó a cabo
la primera reunión para la formación de monitores en las
oficinas del Servicio Jesuita Migrante. Estuvieron
presentes 14 monitores para atender a cerca de 150
personas (más mujeres que hombres) que se inscribieron
para 11 aulas de alfabetización en 7 comunidades de
Anse-à-Pitres y sus alrededores. En el mes de marzo se
hizo ya una segunda reunión formativa en la casa de las
Hnas. Carmelitas Se tiene previsto que estas reuniones
se realizarán cada mes para la propia formación de los
monitores y para compartir y evaluar el trabajo que se va
realizando. El objetivo central de estos encuentros es
conocer la metodología y el material que trabajarán con los alumnos. Se les pidió sobre
todo que tuvieran mucha paciencia en el proceso de aprendizaje y que es importante
estimular y animar a las personas mayores en el esfuerzo y en el avance que van
adquiriendo. Los monitores recibirán una gratificación por su trabajo que les servirá para
cubrir los gastos de transporte y ser también una pequeña ayuda económica para sus
familias.
Los recursos económicos, indispensables para llevar adelante este proyecto los tenemos
gracias a la solidaridad de algunas Congregaciones Religiosas que tienen presente a la
CIM en sus destinos de solidaridad y a los Obispos de Estocolmo, Suecia, que con
generosidad aportan para este pueblo haitiano.
Con respecto a los Cursos de Salud Comunitaria, Soco sigue impartiendo valiosas
enseñanzas a un grupo de 14 mujeres que, puntualmente, se reúnen cada semana para
aprender lo importante que es para la salud utilizar los productos que la naturaleza nos
regala. Esta zona de Anse-à-Pitres se caracteriza por ser seca y con mucha piedra y, por
lo tanto, muy poco apta para la agricultura. Pero, a pesar de las condiciones adversas, se
consiguen productos en el mercado binacional los lunes y viernes y se tiene acceso al
pescado por su cercanía al mar. Con ilusión van conociendo la importancia de utilizar
plantas medicinales en la elaboración de jarabes y pomadas para el tratamiento de varias
enfermedades, así como van elaborando comidas nutritivas y equilibradas con los
productos que están a su alcance.

CLASES DE ESPAÑOL Y REFUERZO ESCOLAR

Se continúa con las clases de español a los
estudiantes de Hostelería en la escuela San Juan
Pablo II dirigido por las hermanas Salesianas.
Carmelita está contenta con el trabajo que se va
realizando ya que descubre que en la mayoría de
los alumnos hay confianza e interés,
disponibilidad de aprender, son participativos,
dinámicos, respetuosos. El estímulo que
encuentran en la cercanía a la República
Dominicana y en las posibilidades de trabajo en
un futuro en el que necesitarán hablar español, es
algo evidente en su afán por progresar. Y, a su vez esto mismo es un desafío para investigar
y planificar bien la clase semanal. Hay un avance significativo en su aprendizaje y en sus
deseos de hablar y practicar el español, reafirmándonos nuestra visión de la facilidad de los
haitianos para aprender y hablar varios idiomas.
Se sigue atendiendo también a un grupo de niños y niñas en apoyo escolar. Algunos de
ellos no van a la escuela y, los que tienen oportunidad de ir, por su edad cronológica no
están en el año que les corresponde y son niños rezagados que aún no saben leer y con
dificultad escriben. Hemos venido trabajando desde lo más elemental con la ayuda de
material didáctico a través de dibujos. Son niños que
han venido trabajando con entusiasmo y dedicación
y que quieren prolongar indefinidamente su horario
de clases. Esta experiencia es una valiosa
oportunidad para acercarse y conocer un poco más
la realidad de pobreza y necesidad que los niños
viven en sus familias ya que muchos de ellos
prácticamente se la pasan solos porque papá y
mamá desde muy temprano salen a trabajar, ya sea
en el mercado los lunes y viernes, haciendo comida,
vendiendo ropa, ofreciendo su moto taxi para los
desplazamientos. En fin, buscando el sustento diario
para vivir.

LA HISTORIA DE LOVESKY y MAQUILA

Lovesky es un niño de aproximadamente un año de edad quien con su madre Maquila,
enferma mental de nacionalidad haitiana, vivía cerca de la frontera en Pedernales República
Dominicana. Sus condiciones de vida rayaban en la total miseria, esperando solo de la
solidaridad de quien les podía ofrecer algo de comer. Sin embargo, en medio de su
enfermedad y pobreza, se veía que Maquila cuidaba y protegía a su niño.
Conani (Consejo Nacional para la niñez y adolescencia) una
organización que funciona en Pedernales para el cuidado y
protección de la niñez se dio cuenta de la situación en que
vivían madre e hijo e hizo un informe en el que se exponía que
Maquila era un caso de inminente deportación y que Lovensky
no podía continuar viviendo en esas condiciones. Conani se
puso en contacto con Bienestar Social de Haití reiterando su
afirmación de que no era posible que la madre continuara con
el niño, así que se tomó la decisión de quitarle a Maquila su
niño y, al no contar con un albergue en Anse-à-Pitres para
acogerlo, Lovensky fue llevado a un orfanatorio de Jacmel, a
150 kms. de distancia, en espera de una remota posibilidad
de ser adoptado. Maquila llora a su niño.
Maquila fue deportada a Haití, pero sin ningún tipo de atención
médica o social y, como era de esperar, nuevamente regresó a Pedernales a vivir entre los
matorrales y la basura de una manera inhumana y en total abandono y soledad. No la
hemos perdido de vista y cuando hemos podido acercarnos a ella, siempre pregunta por su
niño. Ahora se está tratando de buscar y contactar con su familia en un barrio muy pobre
de Anse-à-Pitres para ver la posibilidad de que se reincorpore a su núcleo familiar en un
lugar más seguro.

¡BIENVENIDA CLEMENCIA A TU QUERIDO HAITÍ!

Con gran alegría les compartimos que Clemencia
Rodríguez, Mercedaria Misionera de Barcelona, se ha
incorporado nuevamente a la CIM después de estar algún
tiempo en Barcelona-España por cuestiones de salud. Le
agradecemos su gran pasión misionera y su valentía y su
sí generoso para seguir compartiendo la vida con este
pueblo de Haití tan querido para ella. Sus deseos de ser
pequeña semilla del Reino identificándose y
comprometiéndose con los más vulnerables es su
motivación más fuerte. Gracias Clemen por tu presencia
en la CIM. Valoramos tu ser fraterno que nos anima e
impulsa a seguir dando vida y a caminar junto con este
pueblo haitiano. Recordamos que ella es de las primeras
hermanas que formó parte de la comunidad de la CIM en
el 2010 en Puerto Príncipe y nunca se ha desligado del
caminar y compromiso de esta comunidad intercongregacional misionera en Haití.
Por el momento, Clemencia está conociendo la realidad de este nuevo lugar de misión de
la CIM, ya que en su condición de itinerancia nuestra comunidad está abierta a descubrir el
clamor del pobre donde hay más necesidad. Ha participado en varias reuniones para tomar
conciencia de la problemática existente con los haitianos
migrantes y también en el recibimiento a una Delegación
de Manos Unidas de España que venía a visitar un
proyecto de construcción de casas, justamente para
haitianos deportados, que lo llevan adelante las Hermanas
Carmelitas que trabajan es este lugar. Fue una sorpresa
encontrarse allí con Tomás García Martín-Moreno, un
joven sacerdote Mercedario que trabaja en la República
Dominicana y que hace más de 20 años coincidió con
Clemencia en Sevilla.
Y, en medio de la pobreza y los desafíos reinantes en Anse-à-Pitres, hay también valores
entrañables. Uno de ellos es la dedicación de los jóvenes que estudian en la única Escuela
Secundaria. Cuando tienen exámenes, es emocionante verlos a las 6:00 de la mañana
estudiando bajo la débil iluminación de las farolas en las casas donde hay electricidad a
base de paneles solares. Realmente es para reflexionar y desear un futuro de dignidad para
estos jóvenes que luchan por formarse aprovechando las mínimas oportunidades que su
vida actual les ofrece. Pedimos para que se les abra las puertas y consigan hacer realidad
sus sueños de un futuro mejor para ellos y sus familias. Y acabamos con esperanza con
unas palabras de Gloria Fuertes: “Un niño con un libro de poesía en las manos nunca tendrá
de mayor un arma entre ellas”. Que el amor por la educación a todos los niveles nos lleve
a ser constructores de esta paz, tan necesaria en nuestro mundo