Les comunicamos, con mucho dolor que hoy, día 14 de octubre 2021, ha fallecido en la comunidad de la casa Madre (Barcelona), nuestra hermana MARÍA Abella Muniesa, a los 90 años de edad y 64 de vida religiosa. Nuestra hermana María nació en Estercuel (Teruel) el día 11/6/1931; Hizo su profesión religiosa el 23/04/1957 en Corella (Navarra)

Hablar de hermana Maria Abella, es hablar de la historia del carisma mercedario en Africa.

Fue destinada a fundar en Mozambique junto con nuestras hermanas: Anunciación Palacios, Mª Felisa Martín e Inés Ormaechea el 3/12/1959; 58 años de servicio misionero en hospitales y aldeas, curando heridas y consolando al pueblo.

Ni las dificultades le han hecho desistir. Recordar que 1983, ellas y otras 2 hermanas fueran secuestradas por los guerrilleros, que gracias a la rápida intervención de la comunidad internacional y el gobierno español, fueron libertadas, un mes después y volvió a Mozambique perdonando a todos.

Porque María vivía el espíritu de Lutgarda y las Constituciones: “Allí donde las circunstancias de injusticia, de opresión, de miseria o de abandono aparecen como causa de decaimiento o perdida de la Fe, la religiosa mercedaria, se entrega a los pobres como mensaje vivo de caridad Redentora” (Art.53 Const. 1982.

Maria vivió la espiritualidad mercedaria desde su niñez y en su entorno familiar y junto a su hermano, Antonio Abella, sacerdote mercedario en Venezuela. Amaba a María de la Merced y vivía un gran sentido de pertenencia al Instituto y a la Orden. María –como buena aragonesa- era leal y franca; muy sociable, amante de su familia, de la iglesia y del Instituto. Hoy agradecemos a Dios el don de su vida y vocación Mercedaria, su servicio y entrega al Instituto y a la Iglesia. “Que el Señor la bendiga y la proteja. Que el Señor haga brillar su rostro sobre ella, y sea compasivo. Que el Señor le muestre su favor y le conceda la PAZ” Fraternalmente unidas en la oración y afecto, acompañamos a las hermanas de la Provincia de España y a sus familiares y les enviamos un fuerte abrazo.