En la noche del 29 de marzo; mientras las hermanas Neyda Rojas y Luisa Palacios esperaban que se llenara el tanque de agua de la pequeña casa de la comunidad de San Juan de los Morros-Venezuela; se produjo un corto circuito en una de las habitaciones, provocado por los constantes cortes de luz que sufre el país. Recordemos que la situación política y social de Venezuela es crítica: hay escasez de casi todo (alimentación, productos de higiene, materia prima etc), una inseguridad reinante (hay más muertos en un fin de semana en Caracas, en un país que no está en guerra, que en otro que sí lo está) y falla en casi todos los servicios públicos.

El corto circuito provocó un incendio que se extendió rápidamente por la vivienda. Al escuchar la explosión y los gritos, los vecinos del barrio corrieron en ayuda y con baldes de agua lograron aplacar las llamas y salvar pocas cosas. Las hermanas están bien, acogidas en casa de una vecina y con el amparo y solidaridad de la comunidad parroquial. Hay algunos vecinos hospitalizados por el humo respirado durante el siniestro; un joven concretamente ne terapia intensiva en estos momentos.

La comunidad de San Juan de los Morros se fundo hace 32 años para atender la evangelización de las comunidades que pertenecen a la Parroquia Sagrado Corazón de Jesús, ubicada en el barrio Las Palmas en San Juan de los Morros, una localidad, puerta de los llanos centrales venezolanos.Allí, encargadas de la parroquia, atienden la liturgia, los grupos parroquiales, catequesis y evangelización de más de 21 comunidades que pertenecen a la jurisdicción parroquial. Las hermanas son muy queridas y valoradas en la zona y su participación en la vida eclesial es importante, llegando a formar generaciones con el espíritu mercedario.

Les acompañamos con nuestra oración y apoyo solidario.