La Palabra de hoy nos habla de ejemplo; cuando Dios está en nuestro corazón no tenemos miedo ni obstáculos al seguir sus designios y serle fiel, aunque nos cueste la pérdida de la vida, el prestigio o las riquezas.
Prueba de ello es Ezequiel, a quien vemos en la lectura de segunda de Macabeos; un hombre anciano que se niega a seguir otra ley que no sea la de Dios, ni se deja persuadir por sus amigos para ello con el pretexto de salvar su vida. Su ejemplo, edificará a los jóvenes para que no flaqueen en su fe.
En el evangelio nos encontramos con Zaqueo, cobrador de impuestos, con una mala reputación bien ganada, pero cuando se encuentra con Jesús todo cambia. El Señor se queda en su casa y en su corazón, y a pesar de las críticas de aquellos que no dan espacio a la misericordia, Zaqueo da un paso al frente.
”Mira, la mitad de mis bienes, Señor, se la doy a los pobres; y si de alguno me he aprovechado, le restituiré cuatro veces más” Y con ello este pecador obtuvo la salvación . *”Jesús le contestó:
Hoy ha sido la salvación de esta casa; también éste es hijo de Abrahán.”*
Nosotros como cristianos también estamos llamados a dar un paso valiente, decidido y fiel en el seguimiento de Cristo, siendo ejemplo de donación, solidaridad, honestidad y sinceridad en la fe: en medio de nuestra familia, comunidad, trabajo, amigos, propios y extraños. El Señor nos dará la capacidad de responderle tanto en la ventura como en la adversidad. Un buen ejemplo cambia vidas.
Pidámosle al Señor audacia y entrega cada momento.
Bendecido día.
Comentario: D. I. Aguirre RMM
#ejemplo #testimonio #entrega #salvacion #donación #servicio #mercedariasvenezuela