[2:23, 15/11/2021] Aguirre Dilia: Ver en la oscuridad, parece absurdo ¿no es así? ¿Cuántas personas cuando están tristes, desesperadas, desilusionadas, deprimidas son capaces por si mismos de buscar la luz? Generalmente se necesita de otros que animen, que indiquen el camino, que ayuden.
«¡Jesús, hijo de David, ten compasión de mí!»*. En el evangelio de hoy, vemos la curación de un ciego que, en su oscuridad, es él quien busca a Jesús, lo llama a voces y el Maestro atendiéndole le concede lo que pide: VER
*“¿Qué quieres que haga por ti?”.
Él dijo:
«Señor, que recobre la vista».
Jesús le dijo:
«Recobra la vista, tu fe te ha salvado». Y enseguida recobró la vista y lo seguía, glorificando a Dios. Y todo el pueblo, al ver esto, alabó a Dios.”*
La clave está en que el ciego, en su situación reconoce a Jesús, y desde su lugar lo llama. Nosotros en medio de nuestras crisis y situaciones ¿reconocemos el poder de Dios que sana, salva y lo buscamos? ¿Lo llamamos? ¿Acudimos a la oración? ¿O nos cerramos en nuestra oscuridad?
El ciego se ganó la admiración de Jesús; el Señor se supo reconocido en la fe de aquel hombre y está dispuesto a escucharlo y darle aquello que pide.
Pidámosle al Señor que aumente nuestra fe, de manera que nos guíe hacia Él cuando le necesitamos.
Bendecido día.
Comentario: D. I. Aguirre RMM
#luz #ver #Jesús #mercedariasmisionerasvenezuela