MENSAJE DEL XXXIII CAPÍTULO PROVINCIAL

PROVINCIA DE ARAGÓN – ORDEN DE LA MERCED

 

Monasterio de El Olivar, Teruel

31 de Julio 2015

 

HERMANOS MERCEDARIOS DE LA PROVINCIA DE ARAGÓN

RELIGIOSAS MERCEDARIAS Y LAICOS MERCEDARIOS

 

Queridos hermanos:

¡La Paz de Cristo!

 

Los religiosos reunidos en el trigésimo tercer Capítulo Provincial de la Provincia de Aragón en el Monasterio de Santa María de El Olivar saludamos con afecto a todos los hermanos de la Provincia y las religiosas y laicos de la Familia Mercedaria. Han estado presentes todos vosotros, hermanos que día a día lleváis adelante la oración, la fraternidad y la misión con gozos, dificultades, esperanzas y entusiasmo. A vosotros, junto con las religiosas mercedarias cercanas, y a los laicos con los que compartimos vida y misión, dirigimos este mensaje.

Nos ha cuestionado fuertemente conocer la situación social, política y económica del Pueblo de Dios que vive en Venezuela, así como los desafíos de la Misión en Mozambique.

Mediante la preparación y ejecución de este Capítulo Provincial, los religiosos mercedarios nos pusimos a la escucha del Espíritu Santo, examinando nuestra vida y acción y planificando el camino de los próximos años mediante programaciones, documentos y determinaciones capitulares. Hemos vivido en estos últimos años acontecimientos importantes como la beatificación de nuestros mártires, Beatos Mariano Alcalá y compañeros, el año de la Vida Consagrada y el primer año del Triduo Preparatorio para el Jubileo del Octavo Centenario de la Fundación de la Orden de la Merced que nos está impulsando a profundizar en las raíces carismáticas de San Pedro Nolasco. Con él reconocemos la acción de Dios y valoramos nuestra respuesta a los desafíos de los oprimidos por las nuevas formas de cautividad. Sentimos que Dios nos llama a una profunda renovación espiritual y evangelizadora, donde los rostros de los oprimidos sean el Icono de Cristo redentor que nos llama a vivir el Carisma en estos próximos años.

Queremos vivir toda esta riqueza en las comunidades de España, Venezuela, Panamá, El Salvador, Guatemala y Mozambique. Sentimos con fuerza que Dios nos llama a renovar nuestro compromiso de ser signo de misericordia mediante la labor redentora propia de nuestro carisma.

Como Capítulo, queremos enviaros una palabra de esperanza ante la situación vocacional que se está viviendo en la Provincia. Viviendo la Provincia como una realidad única, viviendo auténticamente nuestro carisma y proponiendo el camino vocacional mercedario con claridad y audacia, seremos capaces de suscitar nuevos compromisos vocacionales para continuar la Obra de María y de Nolasco.

Hemos valorado con gozoso reconocimiento la vida y entrega de nuestros religiosos mayores. Sois una riqueza para las comunidades en las que residís, fortaleciendo la vocación de vuestros hermanos más jóvenes.

A vosotros, jóvenes que estáis iniciando este camino de consagración, os queremos mostrar nuestra alegría al acompañaros y al compartir con vosotros la exigencia de la misión redentora en favor de los oprimidos.

Exhortamos a todos, especialmente a los laicos que compartís vida y misión con las comunidades de esta Provincia, así como a nuestras hermanas religiosas mercedarias, a abrazar el futuro con pasión y activa esperanza en el gozoso horizonte del octavo centenario de la Fundación de la Orden.

Con afecto en Cristo Jesús que nos libertó con su sangre y María Santísima de la Merced,

 

Escudo Mercedario

+ Religiosos Capitulares de la Provincia de Aragón de la Orden de la Merced