99 CRÓNICA DE LA COMUNIDAD INTERCONGREGACIONAL MISIONERA EN HAITI – C I M

Kominote Entekongregasyonel Misyoné

NOVIEMBRE 2019

REALIDAD DEL PAÍS

En este espacio vamos a reproducir ALGUNAS reflexiones de nuestro amigo P. Rogèrio Mossiman da Silva, sj quien nos ha compartido y ha compartido también con sus amig@s de Brasil y del mundo un artículo sobre sus vivencias en este momento QUE VIVE HAITI.

“Lamentablemente, Haití es conocido por sus males: el devastador terremoto del 12 de enero de 2010; el terrible huracán de octubre de 2016; la miseria crónica (un tercio de la población sufre de inseguridad alimentaria severa; 70 a 80% están en la línea de pobreza); la cara tan concreta y extendida del hambre; la crisis social y política permanente; etc.

Todo esto es real y tiene graves consecuencias personales y colectivas. Pero Haití es mucho más que fuerzas destructivas.  Estoy encantado en Haití por el Evangelio de la Alegría de la Resistencia de su gente; por los niños alegres en medio de su pobreza; por la capacidad extrema de levantarse después de días trágicos; por su fe profunda en medio de un gran sufrimiento; por el inusual don de la gratitud.  «Cuando enfrento tiempos difíciles, canto, rezo y la tristeza se ha ido», me confió una señora. Otro cantó melodías y bailó para agradecer una pequeña limosna recibida.

Al estar en Haití, entiendo mejor la oración del Padrenuestro.  En este contexto en el que el pan de cada día está lejos de estar asegurado, sino que debe ser arduamente trabajado para conseguirlo, el escuchar (por ejemplo, en las Comunidades reunidas) a las personas que rezan “el pan nuestro de cada día dánosle hoy” adquiere una concreción única.

La crisis en Haití ha empeorado durante dos años, y aún más en los últimos meses.  La oposición sin alternativas consistentes pide la renuncia del Presidente.  Éste repite que no se irá.  Retirar al mandatario es el paso más fácil.  La cuestión es, ¿y después?  El gran desafío es construir un proyecto de sociedad haitiana más inclusiva y más justa sin mezquinas luchas por poder y que respete «el derecho a vivir en paz».  ¿Imposible?  ¡No !, pero llevará tiempo, esfuerzo, paciencia activa …

Las protestas se multiplican.  “Peyi lòk”, proclaman: país detenido, bloqueado, paralizado. Las manifestaciones callejeras a menudo acaban en violencia como reacción a la violencia institucionalizada.  Las calles y los caminos están interrumpidos por barricadas (los neumáticos arden, ramas y rocas se dispersan en el suelo, los camiones se cruzan en los caminos, …).  Por lo tanto, se debe evitar circular porque, de hecho, salir a la carretera conlleva un riesgo, ya que hay amenazas de tirar piedras y botellas.  Los coches no pueden pasar.  A veces, ni siquiera una moto.  E incluso caminar puede volverse peligroso. Además, el clima de caos y falta de control da lugar a pandillas armadas, entre las cuales, algunas solo piden un peaje, pero otras extorsionan o tienden a actuar de manera más agresiva.

 

Quien mira de lejos, talvez se asuste. Sin embargo, cuando se está inmerso en esta realidad, la gente va aprendiendo a adaptarse, a inculturarse. Lo primero que cae es cualquier ilusión o pretensión de omnipotencia. Tampoco se trata de heroísmo. Se vive el día a día, se acompaña al pueblo haitiano y se trabaja lo que es posible…

La inseguridad que impera en el país se convierte en ocasión “de Gracia”, de ser más solidarios con el pueblo que sufre y de estar más unido al conjunto de la Iglesia…

Otra hermosa experiencia es lo que sucede entre nosotros, misioneros extranjeros. Creamos lazos entre nosotros, nos hermanamos, nos apoyamos mutuamente, nos reunimos de vez en cuando para compartir, celebrar, reflexionar.

Sin embargo, no podemos acostumbrarnos a la prohibición de que la gente acceda a una existencia humana digna, a resignarnos.  Por el contrario, el Señor nos llama a discernir el papel de la Iglesia en este marco concreto que nos toca vivir para descubrir la colaboración y el mejor servicio que podemos y debemos ofrecer. “

NOTICIAS DE NUESTRO CAMINAR COMUNITARIO

ANIVERSARIO DE LA CIM

El día 9 de noviembre, se celebró los nueve años de la presencia de la CIM en Haití. Ya que en esa semana tampoco se pudo ir a las comunidades, preparamos en casa un triduo de oración para dar gracias al Señor por su presencia en nuestro caminar, así como también se agradeció la presencia de las 16 hermana que hemos formado parte de esta historia y a las 10 Congregaciones que han respondido a lo largo de estos nueve años. El primer día del triduo oramos con la palabra ESPERANZA, como virtud que de manera especial en este tiempo tenemos muy presente por ser la que nos alienta para confiar en Dios. El segundo día fue la palabra CLAMOR, la cual nos evocó a los inicios de la CIM que tuvo como estímulo el lema de la CLAR “ESCUCHAR A DIOS EN COMUNIÓN ALLÍ DONDE LA VIDA CLAMA”. El último día tuvimos presente la palabra SEMILLA que quiere representar la presencia de cada hermana de la CIM, quienes han dado lo mejor de sí en esta misión, como semillas pequeñas, pero que van dando sus frutos a lo largo de los años.

 

 

HORA DEL RECUERDO

El día 11 de noviembre la CIM se unió, a través del recuerdo y la oración, con las hermanas Maestras Católicas del Sagrado Corazón de Jesús, quienes este día celebran el “paso” a la verdadera vida de su Fundador Monseñor José de Jesús López y González. Lula compartió de manera sencilla algunos momentos de la vida de su Fundador, una vida en que se resalta la bondad, la sencillez, el amor a los niños más pobres y abandonados. Agradecemos a las hermanas Maestras Católicas que han vivido la experiencia intercongregacional en la CIM y nos han transmitido la esencia de su Carisma recopilada en la frase “Descender hasta donde pocos descienden” haciendo así realidad el anhelo de Monseñor José de Jesús.

 

“LA ESPERANZA DE LOS POBRES NUNCA SE FRUSTRARÁ”

El día domingo 17 de noviembre la CIM celebró la III jornada Mundial de los Pobres según el deseo del Papa Francisco. Compartimos el almuerzo con nuestra amiga Titán y sus niños y también nos acompañó Pierre Kerline, amiga de la comunidad desde que vivía en los campamentos después del terremoto del 2010 y ahora mujer activa y entusiasta en el Vilaj PIM. Por la tarde, realizamos una visita a nuestros vecinos y, a través de juegos, cantos y baile, se compartió un momento agradable con los pequeños y adolescentes. Descubrimos una vez más la alegría y la esperanza que caracterizan a los haitian@s aún en medio de la situación caótica en que se vive. Se pudo constatar el lema al que el Papa Francisco ha invitado a reflexionar: “LA ESPERANZA DE LOS POBRES NUNCA SE FRUSTRARÁ”

 

 

FELICIDADES PADRE ROGERIO

El día 19 de noviembre, tuvimos en casa una Eucaristía muy emotiva para agradecer a Dios por la vida de nuestro muy querido amigo el Padre Rogério Mosimann da Silva, SJ, quién celebraría su cumpleaños el día 21. El P. Rogerio, como ya hemos recalcado en varias ocasiones, es un gran amigo de la comunidad y en este tiempo difícil que nos ha tocado vivir ha sido un gran soporte a través de sus gestos de preocupación y cercanía. Gracias, una vez más P. Rogério. Pedimos a Dios te siga bendiciendo en esta misión que con alegría y sencillez realizas en nuestro querido Haití.

 

 

 

 

 

CUMPLEAÑOS DE TITAN

El día 20 de noviembre, nuestra amiga Titán, cumplió años. Fue una sorpresa que en ese día nosotras la felicitáramos, porque ella ni siquiera se recordaba de su aniversario. Como ya hemos indicado, Titán es una gran amiga de la CIM. Siempre nos ha brindado su apoyo desde su pobreza y sencillez y, especialmente en estos últimos meses en los que no hemos podido salir de casa, ella se ha ofrecido a realizar algunas compras en el mercado en el que trabaja. Es de agradecer que siempre está dispuesta a echarnos una mano cuando la necesitamos. Titán es el ejemplo de la mujer haitiana que tiene que luchar para salir adelante para sobrevivir ella y sus hijos buscando diariamente en la venta ambulante un beneficio que normalmente es mínimo. Desde la CIM siempre la acogemos con cariño a ella y a sus niños y le estimulamos para que siga adelante, a pesar de todo.

 

 

 

 

VISITA A LAS HERMANAS DE MARIA REINA INMACULADA

El día 21 por la tarde la CIM visitó a las hermanas de la Congregación “María Reina Inmaculada”. Ellas son hermanas que viven en nuestra misma zona de Kwadéboukè, y con ellas participamos diariamente en la Eucaristía de la Parroquia. Por las prisas y las ocupaciones del apostolado no las habíamos podido visitar antes. Destacamos que las hermanas pertenecen a una congregación autóctona con sus fundadores de nacionalidad haitiana y se dedican al apostolado en escuelas y orfelinatos. Agradecemos esta oportunidad que tuvimos para compartir momentos de manera sencilla y fraterna. Gracias Judith, Natividad y María, por abrir las puertas de su casa y de su corazón a la CIM

 

 

FELICIDADES HERMANAS MERCEDARIAS MISIONERAS

El día 21 de noviembre nos unimos a la celebración de los 159 años de la fundación de las “HERMANAS MERCEDARIAS MISIONERAS DE BARCELONA”. Gracias hermanas por seguir compartiendo su carisma, a través de Clemencia y Janeth –actualmente- y recordamos también a Cecilia Guarderas que estuvo en el inicio de la CIM hace nueve años. Valoramos la profundidad de su carisma y la espiritualidad,  que,  a ejemplo de su fundadora Lutgarda Mas y Mateu lo van viviendo a lo largo de los años. Pedimos a Dios para que sigan siendo mujeres arriesgadas y confiadas en Dios, viviendo en libertad para liberar, de manera especial en nuestro querido Haití. La frase motivadora de su Fundadora, “Dios y Nuestra Madre proveerán” tienen en estos momentos que estamos viviendo una gran dosis de ESPERANZA.

 

 

TREZIL, NUESTRO AMIGO DE LA CIM, CONTINUA EN LA PRISION

 

En esta temporada, nuestras visitas a la Penitenciaría Nacional no se han podido realizar por la situación tan difícil y tensa que se vive en Puerto Príncipe. Especialmente en la zona del centro de la ciudad, donde está localizada la prisión, es impensable intentar arriesgarse por las continuas manifestaciones violentas que en esa zona se producen. Sin embargo, no por ello nos hemos olvidado de Trezil y tampoco hemos dejado de estar atentas a sus mensajes. En alguna ocasión, con mucho miedo y arriesgándose a cualquier imprevisto, han llegado a nuestra casa algún miembro del Comité que Trezil tiene organizado fuera de la prisión con sus jóvenes amigos. También tenemos contacto de vez en cuando con él por vía telefónica. Por ser un mensaje emotivo y que describe la realidad dramática que están viviendo dentro de la prisión, transcribimos su mensaje.

“Muy queridas hermanas de la CIM (Comunidad Intercongregacional Misionera), quiero compartirles cuál es la situación hoy de los presos. Sólo quiero decirles que es muy difícil, muy triste y muy grave. Hay más de once mil presos y el hambre amenaza la vida de nosotros, los presos. No contamos con comida, ni agua, ni medicamentos. Muchos de nosotros los presos estamos muriendo de hambre. La situación en el país viene cada día más dura y oscura. Nuestras celdas cada vez son más insalubres y nauseabundas. Hermanas, me veo obligado a venir a su ayuda para que nos auxilien en apoyarnos a pagar a unas mujeres de fuera de la cárcel para que nos hagan de comer. La solicitud económica que les pedimos es para ayudar a los presos con talento, quienes elaboramos y dibujamos las tarjetas dentro del proyecto KATIZANA. Son un total de 25 personas. Contamos con su respuesta. El buen Dios bendiga su comunidad”.

Trezil, es un chico con muchas ideas en su cabeza y en su corazón dispuesto a ayudar siempre a los demás, a pesar también de sus limitaciones como detenido preventivo por 6 años, y sin ninguna notificación de juicio. Trezil, nos mandó un presupuesto a la CIM. Nos pedía tres comidas para cada uno de ellos y además artículos de limpieza. El presupuesto que nos pedía era de más de $1000 dólares americanos.  Nosotras como CIM, vimos que no podíamos asumir toda esta solicitud y nos hicimos solidarias en contribuir con una cantidad para solventar quizá, por un mes, las necesidades que Trezil, presenta, esperando que para el mes de diciembre la situación en Haití sea más calma, llegue la paz y desde las instituciones encargadas se solvente con justicia estas necesidades tan apremiantes en las prisiones haitianas.

El domingo mundial de los pobres, el 17 de noviembre, en comunidad iniciamos nuestra oración con el canto “Con nosotros esta y no le conocéis… Su nombre es el Señor y está en la cárcel, está en la soledad de cada preso, y nadie lo visita…” Rezamos mucho por Trezil y sus compañeros de prisión y también dimos gracias por tantas personas que se solidarizan con nosotras enviándonos donativos y comprando algunas tarjetas que ellos diseñan con sus grandes talentos. Todos estos gestos de amor y solidaridad les ayudan a sostener su esperanza en la libertad con la que algún día podrán volver a ver el sol, pues como ellos mismos lo expresan. “Aquí ni siquiera podemos ver el sol”.

Queridos amig@s de la CIM.

Con ustedes seguimos caminando en medio de este pueblo haitiano. Que, en este tiempo, ya de preparación para acoger y celebrar nuevamente el nacimiento de Jesús, podamos seguir siendo signos de esperanza en el lugar donde nos encontremos.

Rosa Ma. del Socorro López, Misionera Comboniana.

Clemencia Rodríguez, Janeth Bellido, Mercedarias Misioneras de Barcelona.

María Lourdes Vílchez Morales, Maestra Católica del Sagrado Corazón de Jesús.

 

Kwadèboukè, Noviembre 2019