DE HAITI AL SALVADOR

2 al 5 de JUNIO 2016

He regresado ya de El Salvador después de estar activamente en unas reuniones a las que la CLAR me invitó participara. En el mes de abril, sorpresivamente recibí la invitación para formar parte de una Comisión de Haití sobre Cambio Sistémico. Mi sorpresa inicial se ha transformado ahora en agradecimiento por todas las experiencias que se me ha permitido vivir.

Primeramente, ese contacto con una tierra que guarda el recuerdo imborrable de sus mártires: Mons. Oscar Romero, los Jesuitas de la UCA y muchos más que supieron testimoniar con su vida lo esencial del evangelio. ¡Realmente es impactante hacer memoria “in situ” de su entrega y radicalidad! Sencillamente ha sido un impulso para hacer de mi vida consagrada una respuesta profética en el lugar donde me toca vivir.

En segundo lugar, las reuniones de la CLAR, con el lema escogido en el horizonte inspirador del trienio 2015 – 2018 «Salgamos aprisa al encuentro de la vida» teniendo como trasfondo el texto de la visitación de María a Isabel, ha sido una fuente de profundización activa y creativa. Estuvimos 36 personas de toda América Latina y del Caribe y se respiraba la riqueza de la interculturalidad por la procedencia y por la actividad pastoral en la que estábamos implicados/as. Personalmente ha sido una satisfacción ver cómo el estilo de INTERCONGREGACIONALIDAD está tan valorado dentro de la CLAR, aunque noto que falta la audacia para «dar el paso» y formar más comunidades con este estilo. Por esa razón, el testimonio que pude dar después de 6 años viviendo dentro de la CIM fue acogido con mucha atención y gratitud. Igualmente fue valorado el Proyecto del apoyo a la reconstrucción personal y social de personas migrantes y desplazados forzosos en Haití a través de la construcción de 40 viviendas. Se ve muy importante el que se cuente con la participación e implicación de las familias, aunque esto requiera más lentitud y paciencia. Se vio que era un ejemplo del cambio sistémico que quisiéramos sea el eje transversal de nuestra acción pastoral. Así pues, a la Comisión de Haití se nos ha encargado planificar el desarrollo de un Seminario de Cambio Sistémico para el año próximo. Será un trabajo duro, pero creo que muy necesario en el contexto en el que nos desenvolvemos y para cambiar esa idea de pastoral asistencialista en una pastoral de verdaderos cambios en la persona y en la sociedad.

He regresado de El Salvador muy animada y con el reto de una nueva misión a realizar, ampliando nuestro trabajo en red para movilizarnos con dinamismo, esperanza y en comunión profética y evangelizadora. Desde ya, cuento con vuestras oraciones.

 

Clemencia Rodríguez H.

CIM – HAITI