Hoy 19 de septiembre la Familia Mercedaria celebra a Santa María de Cervellón.

La primera religiosa Mercedaria, de la noble familia de Cervellón, nació en Barcelona, en la calle de Moncada, el 1 de diciembre de 1230. Fue bautizada el 8 del mismo mes, en el sarcófago antiguo de la protomártir barcelonesa santa Eulalia, que servía de pila bautismal en la parroquia de Santa María del Mar. La joven María, inmersa en el clima de la caridad creado en su ciudad natal por los frailes redentores de cautivos, se sintió atraída por el empeño liberador, y se convirtió en el consuelo de los pobres, de los enfermos y de los cautivos, en el hospital de Santa Eulalia. Allí conoció a las grandes figuras de la Orden mercedaria agrupados en torno a Pedro Nolasco.

 

Pidió, decidida, el hábito blanco de la Merced, y el 25 de mayo de 1265, emitió su profesión religiosa como hermana de la Orden, en manos de fray Bernardo de Corbera, prometiendo trabajar por la redención de cautivos. Con ella formaron comunidad las jóvenes de conocidos linajes: sor Eulalia Pinós, sor Isabel Berti y sor María de Requesens, a las que muy pronto se agregó sor Colagia.

 

El sobrenombre de Socós o Socorro, con que también se la conoce, se debe a que sor María, en vida y después de muerta, fue vista, más de una vez, acudir, sobre las alas del viento, en socorro de las naves de la redención combatidas por el mar embravecido. Murió el 19 de septiembre de 1290. Sus restos mortales fueron sepultados en la iglesia de los frailes mercedarios de Barcelona, hoy basílica de la Merced. En un altar, el primero de la derecha, reposa su cuerpo, que se conserva incorrupto. Desde el siglo XIII fue tenida como santa. Ha sido invocada como patrona de los navegantes y tiene su templo parroquial en la Barceloneta, puerto de la Ciudad Condal.

 

Canonización

En el proceso romano es conocida como Maria de Socós. En 1626 se termina el primer proceso ordinario ante el obispo de Barcelona. Los días 9-13 de febrero de 1692 la CR y el papa Inocencio XII dan sentencia favorable y confirmatoria del culto inmemorial de Maria de Socós.  Se concede la inscripción en el martirologio por decreto de 8 de noviembre de 1729, con el título de Beata.(Benedetto XIV, o.c. I\1, 634, 14).

Felicitamos especialmente a todas las junioras de nuestro Instituto que están bajo el patrocinio de esta gran santa mercedaria, pedimos por su intercesión que la anime y les haga vivir con alegría su vocación dentro del carisma de la merced.