Desde que nuestros caminos se han dirigido a África, América o a Filipinas, María de la Merced ha guiado nuestros pasos para ayudar y poder hacer Merced a los más necesitados.