“El Evangelio será siempre un horizonte para la humanidad y no faltarán convencidos de que ésa es la mejor dirección para ser felices. Mientras haya hombres y mujeres entusiasmados por Cristo y por el Evangelio habrá consagrados y mientras haya hombres sin libertad habrá mercedarios y mercedarias”. La vida religiosa tiene futuro…