“Que nuestras comunidades sean una familia en donde vivamos una auténtica experiencia de fraternidad donde cada una es  responsable de la fidelidad al Señor y del crecimiento de las hermanas. Donde el perdón se haga presente, como expresión del amor que nos tenemos.”

Mensaje de María Carlina Zambrano, Superiora General.