“Deseando Ser Mujeres de Merced, deberíamos saber caminar por la vida en contemplación redentora para descubrir la hondura y la tragedia de nuestro mundo; saber mirar, saber conocer y comprometernos en nuestras tareas para que la gloria de Dios se transfigure y brille precisamente en aquello que pudiera parecernos lo contrario a todo lo divino: en la miseria de los hombres y mujeres oprimidos de la tierra”.

Circular por el día de la Merced 2013. María Carlina Zambrano, Superiora General.