En comunión con la Iglesia, hemos de apropiarnos del deseo inagotable de ofrecer misericordia, fruto de haber experimentado en nuestras propias vidas la infinita misericordia de Dios.