Todas las semanas hay decisiones que tomar, elegir de todos los materiales: piedra, cerámica, madera, vidrio; los cambios que se van dando in situ, hablar y decidir con las distintas empresas que a medida que avanza la obra se van sumando en la infinidad de detalles que esperamos den el resultado anhelado: jardineros para las áreas verdes, los que harán la cocina, los de las conexiones y de nuevo… un largo etc. Todas las semanas revisamos la obra, es decir; recorremos la construcción y vamos evaluando y aprendiendo sobre los avances que se van dando. Todas, por experiencia, sabemos que hay que estar pendiente.