Este es el tema que el Papa Francisco ha elegido como mensaje para la 48 Jornada Mundial de la paz, ¡y no podía ser más mercedario! En un mundo que parece hundirse en nuevas esclavitudes que arrancan al ser humano su dignidad, sus alegrías y esperanzas, no podemos rendirnos y hay que seguir luchando y defendiendo la libertad y el establecimiento de la paz entre los hombres y mujeres de hoy; “¡La esclavitud es una terrible laceración abierta en el cuerpo de la sociedad contemporánea, es una gravísima herida en la carne de Cristo! Para combatirla eficazmente, es necesario ante todo reconocer la inviolable dignidad de toda persona humana, además de mantener inamovible la referencia a la fraternidad, que requiere la superación de la desigualdad, en base a la cual un ser humano puede hacer esclavo a otro, y el consiguiente compromiso de proximidad y gratuidad a favor de un camino de liberación e inclusión para todos”, dice el Papa Francisco sobre el tema

A todos aquellos cristianos, mercedarios y mercedarias hacemos un llamado a hacerse eco de aquellas voces que son acalladas por la guerra, la intolerancia, la corrupción, el afán de poder y dinero de unos pocos. Hoy, el carisma mercedario sigue siendo vigente y actualizado. Seamos portadores de esperanza, de alegría y libertad.

El mensaje completo se puede conseguir en Mensaje de la próxima Jornada Mundial por la paz.